13/4/2014

Domingo primaveral

¡Me encantan los Domingos y me encanta la primavera!
Los Domingos porque es el día en que toda la familia vamos a la iglesia. Cantamos al Señor todos juntos, no importa si todo nos va bien o si existen problemas, nos sentimos agradecidos a Dios por un día más de vida.  Después abrimos nuestras Biblias y escuchamos la palabra que  Dios tiene que darnos para hoy. También nos da tiempo de tomar un cafelito y charlar antes de ir a nuestras casas.

Pero para mi los Domingos son especiales también por otra cosa, es el día en el que saco mis tesorillos  del arrmario. Me refiero a esos vestidos que he ido encontrando por ahí y por allá, la mayoría de segunda mano. Entre semana no suelo vestir así, y mucho menos cuando hace frío, que en Palencia son 9 meses largos. Lo más práctico son unos jeans y jerseys o sudaderas calentitas, y yo personalmente, tardo bastante en quitarme los pañuelos o las bufandas del cuello. Así que más o menos, cuando el árbol de lilas de nuestro jardín comunitario empieza a florecer, ya sé que la primavera ha llegado para quedarse. Así es que hoy he estrenado  un nuevo vestido que encontré en el mercadillo Puente de Vida. Rebuscando y rebuscando vino a parar a mis manos nada más y nada menos que un precioso vestido de la marca Kling , de un estilo bastante retro y una de las marcas favoritas que vestía Patricia Conde en el programa de "Sé lo que hicistéis".
Por otra parte, como me estoy dejando crecer el pelo (a ver si esta es la de verdad  verdadera) he recurrido a las bandanas estilo años 50 y a un flequillito resultón que me ayuda a mantener mis pelos en su sitio mientras crece algo más y va cogiendo algo de forma. Bueno, os iré motrando más tesorillos a lo largo de esta primavera-verano. ¡Un besazo!












24/3/2014

El Nokia indestructible de Alex

 Hace apenas 15 años ni Alex ni yo teníamos teléfono móvil, solamente un aparato con teclado y un cable que lo unía a la pared. Recuerdo  el hecho de sentarme en una silla y estar hablando con mi madre o algún amigo. Si tenía la comida en el fuego simplemente decía: "te llamo luego" y colgaba para  seguir con mi tarea. Luego llegó el teléfono inalámbrico a casa y luego el teléfono móvil que, como  casi todas las cosas que poseemos, fue un regalo, de hecho, cuando me paro a pensar, la única cosa tecnológica que hayamos comprado nosotros fue nuestro primer ordenador y lo pagamos al contado.

Los años han ido pasando y ahora  todos en casa tenemos nuestro teléfono móvil, menos el peque de 8 años, claro está. Cuando veo a mi hija de 14 años manejar el suyo tengo que  coger aire y respirar profundamente. Después de hablar con algunos padres que tienen hijos de la misma edad, todos hemos llegado a la conclusión de que no están preparados para poseer  dicho aparato, en el más amplio de sus usos, y menos todavía si tienen tarifa de internet, pero así funciona el mundo, dicen los psicólogos, y resulta que somos nosotros los padres los que tenemos que  "adaptarnos" a estos tiempos y tragar con la educación "actual". Son ya muchos los padres que han tenido que prohibirles a sus hijos adolescentes el wassap o acceder al Tuenti via móvil, y no me extraña, eso sin  hablar de toda la porquería almacenada y encontrada en los  teléfonos de sus hijos. Pero no es de este tema del que ahora quiero hablaros, todavía no me siento preparada para ello.

Mi experiencia personal es que, en un principio, también yo disfrutaba de tener  un teléfono móvil. Lo primero que me instalé fue el Facebook, luego el Wassap, el Instagram ...entre otras aplicaciones más. Con el tiempo, y sin darme cuenta, me fui dando cuenta de que  este aparato me tenía controlada durante todo el día. Nada más levantarme, miraba los mensajes de los 6 grupos de Wassap acumulados, más los personales, luego el Facebook durante el desayuno y luego las fotos nuevas de Instagram. A media mañana, lo mismo, mientras cocinaba, lo mismo, por la tarde, lo mismo, antes de irme a dormir, lo mismo...eso sin contar las llamadas. Entonces me di cuenta de que en ese área no es que estuviera simplificando mucho, la verdad, así es que me desinstalé el Facebook. Aun así  encendía el ordenador a media tarde para poder actualizarlo, pero las cosas no cambiaron mucho, la verdad. Intentaba convencerme de la necesidad que como mujer de pastor tenía, de estar más accesible a las personas que me pudieran necesitar, de estar más al día...entonces  un día se le cayó al suelo a Alex su  propio móvil, una de tantas...Su teléfono es un Nokia de los antiguos, está descascarillado, y por supuesto no es táctil, no tiene internet ni wassap ni ¡nada! Alex lo recogió del suelo, se rió y nos dijo a las personas que estábamos allí: "¡este móvil es indestructible!" (¡Cómo amo a mi marido! ) No sé cuántos años tiene, ni recuerdo cuál fue la última vez que lo cambió, pero sí recuerdo cuántos móviles táctiles he tenido yo en los últimos diez años y cuántas veces he tenido que cambiarlos por haberse estropeado. Y lo más curioso es que Alex es un pastor formidable que se  relaciona con sus ovejas a la perfección, además es coordinador de nuestra fraternidad  de Castilla y León dentro de las Asambleas de Dios de España, trabaja con Alcance 2020 a nivel nacional, entre muchas otras responsabilidades, y solamente tiene su Nokia indestructible y el correo electrónico (Su cuenta de Facebook la utiliza mi hijo para jugar de vez en cuando y nada más) Ya os podéis imaginar lo mucho que me hizo reflexionar todo esto...

A los pocos días, después de hacer mi devocional, miré mi teléfono y me dije: "se te ha acabado la feria chaval" y sin más dilaciones me des-instalé el wassap, el instagram y todas las demás aplicaciones. Ahora solo hago y recibo llamadas...y ¡me hace una ilusión cunado alguien me llama! Y ya estoy empezando a pensar en hacerme con uno de esos Nokias de teclado...

Quizá pensaréis que es algo muy radical, que no es necesario, que somos adultos y podemos controlar... no sé los demás, pero yo no. Y si una de mis metas en la vida es vivir una vida simple (todavía me queda mucho por simplificar) por supuesto todas esas aplicaciones no  van a formar parte de mi vida, y os tengo que decir que estoy más tranquila y que ahora me dejo el teléfono en casa muchas veces, cuando antes me era imposible salir  sin él.  Te animo a que hagas la prueba de estar unos días "desconectado" ¿crees que  es necesario estarlo a todas horas? déjame decirte que te sorprenderías al descubrir que es más bien un engaño. Si tienes un ordenador de sobremesa con conexión a internet en casa ¿qué más necesitas?





Este es el modelo de Alex...pero el suyo está irreconocible.

20/3/2014

La luna, una mirada hacia atrás y un paso adelante.

¡Hoy ya es primavera! y algo nuevo se nota en el ambiente, de nuevo sale el sol en las tierras áridas de Castilla, caminatas, niños en el parque, brotes a punto de florecer...la vida sigue su curso natural y no puedo hacer otra cosa que maravillarme. Realmente veo a Dios en todo ello y compruebo una vez más que toda la creación está matemáticamente controlada e interrelacionada entre sí, simplemente es perfecta.

Desde muy pequeña la atracción por la naturaleza ha estado siempre ahí. Puedo decir que soy una de esas personas (no sé si hay muchas, la verdad, por lo menos que yo conozca) abrumadas por los cielos, los ríos, las montañas, los pájaros, las flores...y así es como Dios, el gran Creador de todo, empezó a acercarse a mí un día. He de decir que no todo tiene su parte positiva, también soy una de esas personas afectadas por la astenia primaveral, por poner un ejemplo, hace ya bastante tiempo que los cambios de estación afectan directamente a mi estado de ánimo. A finales de Enero empiezo a deprimirme y allá por Marzo empiezo a volverme loca, subo y bajo como un yo-yo, y cuando por fin llega Mayo vuelve la tranquilidad. Y no solo eso, he de hablaros de cómo  la luna me afecta también, y no solo a mi, sino a muchas personas que no son conscientes. Os explico un poco.

La luna tarda 28 días en dar la vuelta completa alrededor de la tierra, curiosamente lo que dura el período de la menstruación de la mujer y que ahora veremos que está directamente relacionado, y tiene 13 ciclos o lunaciones, es decir, da 13 veces la vuelta a la Tierra en un año. Las fases lunares están también relacionadas con las 4 estaciones del año, y muchos agricultores las tienen muy en cuenta a la hora de sembrar, podar o recolectar.Voy a mencionaros algunas cosillas que realmente son ciertas y que afectan  directamente a la naturaleza, y por tanto, a nosotros, como parte de ella, según el cambio lunar.

Luna Nueva- La luna permanece con su cara oculta durante 2 o 3 días. Tiempo ideal para podar árboles enfermos, de cortar el cabello si uno quiere que crezca más rápido y fuerte, por tanto, quizá no sea un buen día para hacerse una depilacón.

Cuarto creciente- Fase que dura  13 días. Si cortas tu cabello durante esta fase, también crecerá rápido, pero débil, y no es recomendable podar árboles frutales.

Luna llena- Dura pocas horas pero su efecto es muy notable. Tiempo ideal para recolectar hierbas medicinales, se incrementan los partos y las enfermedades nerviosas (A mi personalmente me cuesta pillar el sueño durante este período). Las heridas sangran más, por ello se recomienda dejar las cirugías importantes para otros días. En general, la gente está más agresiva y nerviosa de lo normal, y también muchos animales.

Cuarto menguante- Ideal para empezar dietas, pues el cuerpo está preparado para resistir el cambio obteniendo resultados más inmediatos. Por lo tanto es bueno iniciar tratamientos médicos, cirugías, desintoxicaciones, etc. Si te cortas el cabello en esta fase, te crecerá más lento pero más fuerte, y es un tiempo perfecto para podar y plantar árboles frutales, sembrar tuberculos o verduras o combatir los piojos de tus hijos o cualquier otro tipo de plaga.

Volvamos a la menstruación femenina. Si eres una mujer regular, fíjate bien en este dibujo y comprueba cómo tu menstruación está directamente relacionada con las fases de la luna. A mi me coincide a la perfección y puedo preveer a ciencia muy cierta cuando se va a producir mi siguiente menstruación. Hay muchas mujeres que toman muy en cuenta esto para quedar o no embarazadas de una manera natural sin pastillas, diu u otros métodos anti conceptivos. Mis dos hijos nacieron a las 9 lunas exactas desde su concepción (no la que el médico tenía programada)


Yo personalmente me siento privilegiada de ir "acorde " con todos estos cambios naturales, y aunque como ya os he dicho, no todo es tan positivo, (de hecho ahora mismo estoy buscando alguna manera de controlar mis altibajos emocionales durante estos meses de una manera más natural también, sin tener que recurrir a  fármacos, todo llegará) , pero al mismo tiempo, si es un don, no lo sé, me siento contenta de ser más sensible al mundo espiritual que otras personas, no sé si está relacionado, pero mi opinión personal es que cuando estás más conectado a la naturaleza, más conectado estás con Dios, si le buscas y no estás constantemente distraído con tantas cosas que forman parte de nuestra "normalidad" de vida. Por ello  intento deshacerme de cualquier distracción que me pueda llevar a una desconexión con ambas cosas, con el Creador y con su creación, y cuando miro hacia atrás, por este camino que un día emprendí hacia una vida más simple y más sencilla, me doy cuenta que es fruto de mi incesante búsqueda de Dios y de una relación más estrecha y personal con Él. 

Todo empezó con un deseo de vivir una vida más sana, de vivir con menos cosas, de simplificar mi vida en todas las áreas. Dejé de ver televisión, dejé de comer ciertos alimentos, me deshice de la molestia de  mi piercing, empecé a madrugar, añadí más horas de oración y meditación de la Biblia, me he centrado más en  mi familia, me deshice de todo rastro de tinte en mi cabello, empezando a vislumbrar mis preciosas canas que ahora llevo con orgullo, y he dicho adiós al wassap y a mi "querido instagram", una de mis grandes distracciones a lo largo del día (también trataré del tema de las fotos y los "selfies" en otro post no muy lejano)

Todo esto, mis queridos amig@s ha sido un proceso de años, una serie de decisiones muy personales tomadas con mucha consciencia y conciencia, un estilo de vida que yo he decidido vivir, porque creo que es lo que yo necesito y mi espíritu me pide, pero eso no significa que lo quiera imponer a nadie o que crea que es el estilo  "correcto" de vida. Yo me siento feliz y en paz conmigo y con Dios.